Blogia
PSICKO

LA QUÍMICA DEL AMOR

COMENTARIO

El amor es una borrachera bioquímica. Es un instinto primario o necesidad fisiológica que hay tanto en humanos como en animales, produce conductas impulsivas. Los científicos estudian este sentimiento e intentan explicar la atracción de una persona hacia otra concreta. La visión es uno de los componentes para la atracción como es la cara,(una cara bonita, que tiene simetría llama más nuetsra atención) y en el caso de las mujeres, las caderas. Las personas misteriosas nos parecen interesantes, sentimos más atracción por personas similares a nosotros con las que nos apetecería tener una relación estable.

Los hombres se enamoran más deprisa que las mujeres y son más apasionados que ellas. Cuando nos enamoramos segregamos dopamina. La dopamina es una hormona que nos sirve para centrar más nuestra atención en una persona concreta: recordamos detalles minúsculos y momentos que pasamos con él/ella y no podemos dejar de pensar en esa persona. Al bajar la serotonina, el sentimiento se convierte en una obsesión. La dopamina también nos influye a al hora de comportarnos. Cuánto más díficil y complicado sea el amor más necesidad tenemos de estar con esa persona, esto se conoce como el complejo "ROMEO Y JULIETA".

Todo lo que provoca el amor es totalmente químico. Se podia considerar también como una droga adictiva, ya que las regiones del cerebro que se activan son las mismas que los  efectos de la droga, y como cualquier droga, cada vez necesitamos más "dosis" de esa persona, creamos una dependencia emocional.

La hormona que provoca el impulso sexual es la testosterona. Cuando nos enamoramos pasamos a ser posesivos, nos podemos convertir en vigilantes de nuestras parejas. Ante la infidelidad, los hombres reaccionan de manera violenta y las mujeres tienden a autoculpabilizarse.

Estudios demuestran que la monogamia y el amor tienen una duración de 4 años, aún sabiendo esto, todos buscamos una pareja para toda la vida. Estudios demuestran que el hombre es un monógamo sucesivo.

Cuando un miembro de la pareja decide dejar la relación, la otra persona siente una ansiedad dolorosa, pero sigue esperando durante un tiempo su regreso, en este estado emocional, el cerebro gasta mucha energía, y llega un momento en el que nos rendimos. Para olvidar a esa persona se evitan lugares en los que surja un posible encuentro, música que te recuerda a ella...etc., lo mejor es cortar de raíz.

El amor y el odio están conectados entre sí, tanto una cosa como la otra lo vivivmos intensamente, y se puede pasar de quererla a odiarla.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

1 comentario

Pilar, profesora -

Hola, chicos. Sólo un comentario para despedirme y desearos un feliz verano. Habéis hecho un buen trabajo y ha sido estupendo compartir estos meses con vosotros. ¡hasta la vuelta!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres